Collins es profeta en s tierra y se llevó el título del Miami Open (Foto: Getty)

La estadounidense Danielle Collins acaba de protagonizar uno de esos hechos que enaltecen el deporte, se proclamó campeona del WTA 1000 Miami Open derrotando en la final a la kazaja Elena Rybakina (4° WTA), de 24 años por 7-5 y 6-3 en dos horas con 02 minutos de juego.

A sus 30 años, la campeona más veterana de un torneo WTA 1000. En el puesto 53, la vencedora con menor ranking de la historia de este evento. Y en casa, en su Florida natal.

La ironía, y el mérito, de la conquista es que Danielle Collins anunció que dejará el tenis a la conclusión de esta temporada. Y no habrá marcha atrás, ni después de conseguir el éxito más importante de su carrera. “Lidio con una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a la capacidad de quedarme embarazada. Es una situación personal. Quiero hacer otras cosas”, explico esta misma semana, cuando muchos solicitaban una marcha atrás en su idea de colgar la raqueta.

Pero Collins siempre ha ido a la contra. Dominó la NCAA, dio tarde el salto a profesionales porque prefirió agotar su período universitario. Rozó la gloria en la final del Open de Australia 2022, pero la australiana Ashleigh Barty fue la campeona. Y luego se retiró.

Collins dio la noticia en enero. No tiene dudas que no habrá tenis en 2025. Ni siquiera después de levantar su tercer trofeo, en cuatro finales, después de ser la mejor, durante 2021, en San José y Palermo. Pasó por el top-10, pero su rendimiento estuvo limitado por diferentes problemas físicos y lesiones.

Recibió el diagnóstico de una artritis reumatoide primero, en abril de 2021 pasó por el quirófano buscando solución al dolor insoportable provocado por la endometriosis.

Acostumbrada a la lucha, liberada de tensión tras proclamar que se acaba de su vida de tenista, se dio el gusto de reinar en Miami. Una gesta recompensada económicamente con $1.100.000 dólares.

Necesitó Collins una cuarta bola de partido en una resolución dramática. Levantó 10 de 11 bolas de ‘break’ a Rybakina, finalista frustrada por segunda edición consecutiva. Un ejercicio de resiliencia. Épica. Lloró de emoción.

Es la sexta estadounidense que triunfa en Miami. Collins se une a una lista con Chris Evert, Martina Navratilova, Venus y Serena Williams y la predecesora, Sloane Stephens (2018).

“Suplicaba a mi padre que me llevara al torneo, y me dijo que puedes ir cuando lo juegues”, explicaba Collins sobre sus memorias de niña. Lo disputó, y ahora ya puede decir también que lo ganó.

📸: Getty

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí